Patxi

Por todo lo que solamente tu y yo sabemos, gracias.

Dueño: Pedro Martínez

Raza: Pastor Alemán

Sexo: Macho

Fecha de nacimiento: 22/05/1994

Fecha de fallecimiento: 21/07/2008

Recordatorio:

Trajiste ilusión a mi vida, de hecho trajiste vida a mi vida.
Siempre has estado ahí, con una sonrisa esperando atento a ver que hacemos ahora.

Durante 14 años hemos sido más que uña y carne, hemos crecido juntos, hemos corrido, nadado, saltado, viajado, comido, hemos dormido sin otro manto que las estrellas, hemos pasado por penurias y alegrías, hemos hecho tantas cosas juntos, que como podría plasmarlas en unas líneas.

Solo te diré, amigo mío, que jamás he conocido ni conoceré a nadie como tu. Solo te diré que si el 95% de los humanos tuvieran un 10% de tu humanidad, el mundo sería un lugar mucho mejor.
Te diré que contigo he aprendido valores que no se aprenden en ninguna universidad, valores que el hombre está perdiendo, valores como el respeto, la nobleza, la sencillez, la lealtad, la constancia, el amor incondicional.

Me has dado gran parte de lo que soy, me has dado tu vida, tu alegría, tu visión de la vida y de la amistad. Me has dado tu cariño, tu fuerza, me has dado el mejor de los regalos, tu compañía, durante 14 maravillosos años.
Y se que te he respondido. Tal vez en algún momento me haya enfadado o te haya contestado mal, pero se que he estado a la altura, no me cabe duda. Te he dado la mejor de mis atenciones, la mejor alimentación, la mejor educación, los mejores cuidados, se que lo he hecho bien contigo, me siento satisfecho.

También se que en los momentos finales estuve a tu lado, 24 horas al día, como siempre, pero esta vez intentando luchar contra lo inevitable. Se que la decisión final fue la correcta y que cuando te dormiste seguiste viéndome a tu lado, porque allí estaba yo, amigo mío, como no podía ser de otra forma, a tu lado.

Y ahora, ahora se que desde el 21 de Julio de 2008 lloro cada día. Pero no lloro por la grandeza de tu existencia ni por lo que fuimos juntos. Lloro por mi propio egoísmo, porque daría lo que fuese por volverte a acariciar una vez más y sentir tu pelo entre mis dedos.

Descansa amigo mío, estés donde estés, descansa y se feliz, si alguien se lo merece, ese alguien eres tu. Espero que algún día volvamos a reunirnos y correr juntos de nuevo. Hasta entonces, seguiré recordando aquellos años, como los más felices de mi vida.

Por todo lo que solamente tu y yo sabemos, gracias.

Gracias mi gran amigo fiel.

Pedro Martínez